Con la I de isla

icon_adorno4_2
Quedé varada en la orilla arena, me acaricia el mar en tempestad.
Y me preguntó: ¿qué será?
La noche me salpica de luces estelares y yo creo en la inmensidad.
Quedé varada a la espera del instinto, desgarrada por la espesura de la sal.
Y me pregunto: ¿quién serás?
La noche me envuelve de penumbra y me brinda contorno de isla mar.

Quedé varada conmigo a solas, en la penumbra vacía, en el instinto puro
siendo noche, siendo grito, siendo más allá.

Texto escrito al finalizar una sesión de trabajo corporal en el suelo.

icon_adorno6_2

Deja un Comentario